Fragmentos

El Secuestro

 (...) Después de casi dos horas el furgón se detiene, por un momento siento alivio cuando abren las puertas, me sentía bastante mareada con el olor a vino avinagrado y humedad, al parecer el hedor era de mis acompañantes, no de los que me llevaron, sino de los que creo son víctimas como yo. El… Sigue leyendo El Secuestro

Anuncios