Historias

La inmortalidad de una bitch

Y hasta aquí le duró el papel de chica mala, la historia de tengo al que quiero, cuando quiero llega a su fin, es que como dicen por ahí la “tierra gira” y ahora es ella quien tiene el papel de la víctima, de la “pobrecita está enamorada” y como todo se devuelve en igual cantidad, no se fijó en un santo, no. Sus pensamientos y sueños pertenecen al chico rudo y sin sentimientos del lugar. Aunque a su favor debo decir que las mujeres tenemos ese imán por gustarnos lo malo, lo que hace sufrir y para que andamos con rodeos el hombre tampoco le hace asco a una zorra, entre más mal lo trata más insiste; en fin, al parecer es un mal de la humanidad.

En estos momentos todos los tipos que tenía a sus pies gozan viendo la escena de como es ella quien ruega por un poco de atención, las mujeres engañadas aplauden al hombre que hace justicia por ellas, todos tienen un pedazo que sacar de este pastel, menos ella.

Él le aclara por enésima vez que esas noches sólo fueron eso, un par de noches entre las cientos que él tiene. Sin embargo, ella no logra entenderlo, en realidad no quiere hacerlo, no quiere darse por vencida y va al ataque otra vez. Aparece en las fiestas, intenta buscar un tema de conversación, lo ayuda cuando ve que tiene un problema; cualquiera que la viera en esta situación diría que es una verdadera persona, una buena, pero como conocen su historia nadie siquiera se le pasa por la mente.

Con cada rechazo van matando poco a poco a la mujer empoderada que no le importaba nada ni nadie; el problema  es que mientras asesinan a una, no existe alguien que la reemplace, de lo contrario es ella misma la que se está muriendo de pena, de rabia, pero por sobre todo de soledad.

Después de un largo tiempo de batallas perdida se ha cansado y prefiere retirarse de esta guerra en donde el único soldado es ella. En estos últimos momentos se pregunta ¿Alguien se habrá rendido con ella de la forma en que ahora ésta lo está haciendo? ¿Mató lentamente a un hombre por no quererlo y usarlo sólo para las noches de tequila y aburrimiento? ¿Existirá alguien que haya corrido su misma suerte, esa que ella está a punto de empezar?

Cada paso que da más segura se siente, no tiene ninguna duda, de hecho siente la felicidad de esa certeza, hace mucho tiempo no experimentaba lo que era la confianza. Coloca un pies luego el otro y así va haciendo equilibrio por las lineas del tren con una sonrisa en el rostro; sabe que no fracasó en su intento de que él se fijara en ella y menos pudieron ahogar a la mujer que tanto odiaban, porque hoy está a punto de renacer la que todos creían olvidada. El sonido de fondo la saca de sus imágenes futuras, respira hondo, el ruido ya es ensordecedor, vuelve a sonreír por última vez y se lanza a la inmortalidad. Ahora él siempre la tendrá en su memoria y las personas que disfrutaron ahora son un mar de culpas, llantos y traumas.

Ella ganó…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s