Diálogos

La zorra y el ratón

Él: ¿Por qué me miras así?

Ella: ¿Así cómo?

Él: Con ganas de comerme…

Ella: (Se acerca más a él) Porque quizás eso es lo que quiero.

Él: Eres peligrosa.

Ella: Yo no soy peligrosa. Tú crees que lo soy para ti.

Él: Te gusta tentar ¿eh?

Ella: (Comienza  a jugar con la cadena que lleva él en su cuello) Depende

Él: (Retrocede varios pasos) ¿Depende de qué?

Ella: (Se ríe) Si al que tiento le gusta.

Él: Bueno, a mi no me gusta.

Ella: (Se saca la polera y queda en sostenes) ¿Seguro?

Él:

Ella: (Se vuelve acercar y le habla más bajito) ¿Seguro?

Él la agarra por la cintura y comienza a besarla, no hay nada romántico en aquella acción. La mujer empoderada lo toma de la cabeza y comienza a jugar con su pelo, éste de un impulso la levanta mientras ella se enrolla con sus piernas a las caderas del hombre que está a punto de caer en su lista. La respiración se descontrola, hasta que él se detiene, la mira fijamente y le pregunta.

El: ¿Y tu pololo?

Ella: (ríe maliciosamente) Estás a un movimiento de tener lo que te ha tentado todo
este tiempo y tú me preguntas por tu mejor amigo.

Él la mira por dos segundos más y vuelve a besarla, vuelve al ritmo desenfrenado en busca de aquel movimiento, aquella jugada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s